Desde mediados de 2020 circula por los medios ligados a la Iglesia un término que se ha convertido en blanco de verdadera controversia. Se sacó a luz un ritual que en la comunidad de las Hermanas de María de Schoenstatt se solía realizar con el P. Kentenich en situaciones especiales. Pero se lo publicó sin una correcta consideración de los contextos. Una visión puramente formal del así llamado “examen filial” derivó en interpretaciones arbitrarias que habían de exponer al P. Kentenich a ojos de todo el mundo como una figura de padre dominante, indigno y engreído.

EL EXÁMEN FILIAL: UN TEMA CONTROVERTIDO CON MUCHAS MALINTERPRETACIONES

¿De qué se trata realmente?

Viernes 15 de enero de 2021

15 de enero de 2021 - Press Office Schoenstatt International

 

 

¿De qué se trata realmente?


En la comunidad de las Hermanas de María se generó una forma original de expresar la realidad de ser niños ante Dios. El P. Kentenich tenía el objetivo pedagógico y espiritual de lograr un sano desarrollo integral del ser humano. Las experiencias cosechadas en su intensa labor de acompañamiento espiritual le hicieron ver que ese objetivo sólo se alcanzaría realmente en la medida en que el hombre se sintiera amparado como un niño en Dios.

 

Desde el punto de vista psicológico, en la base de esa convicción se halla la percepción de que en todo ser humano subyacen necesidades fundamentales como, por ejemplo, ser reconocido, protegido, poder confiar, y además el anhelo de pertenecer a otros, de ser importante para los demás, de ser valorado por los demás. En casos favorables esas necesidades fundamentales son satisfechas por los padres, y también por otras personas con que el hombre se relaciona y que él elige por sí mismo. Pero la fragilidad de las relaciones humanas lo lleva a reconocer que el amparo último e inquebrantable sólo puede encontrarse en Dios. He aquí pues la visión de tales necesidades fundamentales desde el punto de vista de la fe.

 

El examen filial se convirtió en una posibilidad de ejercitar espiritualmente ese ser niño ante Dios. Consiste en cuatro preguntas centrales que por entonces sólo podían ser planteadas por el P. Kentenich, y hoy sólo por la superiora general o el sacerdote responsable de la comunidad.

 

Significado de las cuatro preguntas:

 
¿A quién pertenece la hija? Respuesta: Al padre.

 

  • Con esta pregunta y respuesta se expresa la profunda experiencia, hecha en el amor, de que yo también quiero pertenecer a aquél a quien amo.

 

A ello apunta también la segunda pregunta: ¿Qué puede hacer el padre con la hija? Respuesta: Todo.

 

  • También esto sólo lo dice quien, sin temor, se sabe comportado por el amor.

 

La tercera pregunta: ¿Qué es el padre para la hija? Respuesta: Todo.

 

  • Se plantea esta pregunta para asegurarse de que realmente es a Dios a quien se ama en primer lugar.

 

La cuarta pregunta: ¿Qué es la hija para el padre? Respuesta: Su pequeña nada y por eso su todo.

 

  • Esta pregunta y su respuesta sólo resulta comprensible cuando el hombre compara su condición humana con la grandeza de Dios. Frente a esa grandeza él es, por decirlo así, "una nada". Pero eso no significa escasa valoración del ser humano de parte de Dios o la estimación de que el hombre en sí mismo sea una nada. Más bien se acentúa la grandeza del hombre justamente en su pequeñez (cf. Sal 8: "¿Quién es el hombre para que te acuerdes de él...?"). Al compararse con Dios, el hombre sólo puede ofrecer lo que él es en cuanto creatura; sin embargo ante Dios es muy grande y muy amado: es "su todo".

 

Entrega a Dios

 
En este ritual, cuya realización quedaba librada al libre albedrío de la persona y sólo fue cumplido por algunas Hermanas ante el fundador y con el fundador, se trata por lo tanto de una profundización de la relación con Dios. Con "padre" se alude a Dios en cuanto padre, el padre de Jesucristo y el padre de todos los hombres. Lo que en la espiritualidad de Schoenstatt se da a entender con "Poder en Blanco" e "Inscriptio", vale decir, la conformación consciente con la voluntad de Dios, se personaliza en este acto en la figura de Dios en cuanto padre.

 

En el examen filial se focaliza la necesidad de pertenencia, de confiar sin condiciones, y a la vez la experiencia de la propia fragilidad y precariedad. Todo eso es depositado en las manos de Dios. Se lo hace en alas de la fe en que Dios se apiada, lleno de amor, justamente de la pequeñez y debilidad del ser humano.

 

En este acto tan personal es necesaria la presencia de la persona que, por decirlo así, formule las preguntas en nombre de Dios. Así pues interviene una persona concreta que plantea dichas preguntas. Lógicamente el diálogo puede realizarse y se realiza también en el marco de la oración personal. No obstante la "mediación" que lleva a cabo otra persona allí presente puede intensificar la vivencia personal.

 

Experiencias

 
Tales rituales en modo "pregunta-respuesta" nos son familiares en las celebraciones cristianas y en el Año Litúrgico. Por ejemplo, en el bautismo se les pregunta sobre la fe a los padres y padrinos, quienes responden en representación del bautizando. El niño o bien el adulto, si se trata de un bautismo de adulto, ha de ser incorporado a la comunidad de los fieles como hijo de Dios. Ese ritual se repite durante la celebración de la primera comunión, en la confirmación y, en versión modificada, en las preguntas que se formulan en una ordenación sacerdotal o en la celebración de un matrimonio. Con ese mismo esquema de pregunta-respuesta se pregunta en la vigilia pascual a los cristianos católicos sobre su fe.

 

Resulta natural hacer la comparación con aquel pasaje del evangelio de san Juan (21, 15ss.) que el mismo P. Kentenich solía citar con frecuencia. En él Jesús le hace una serie de preguntas a Pedro; le pregunta tres veces si lo amaba. Y en tres veces, con un tono que se va intensificando gradualmente, Pedro confirma su amor al Señor. Jesús le encomienda entonces que "apaciente sus ovejas". Como en este pasaje del evangelio, el examen filial apunta a liberar al hombre para que cumpla su vocación, a ayudarlo a crecer para entregarse por completo al amor de Dios.

 

Interpretaciones

 
Si no se tiene en cuenta esa relación "orgánica" entre Dios en cuanto padre y el vicario terrenal, se puede caer inevitablemente en interpretaciones erróneas del examen filial. Así pues una consideración puramente formal del examen filial puede dar lugar a que se lo interprete, por ejemplo, como un método de sometimiento de parte de un hombre manipulador o arrogante. Una tal falsa visión se generó, por ejemplo, durante la visitación del P. Tromp. Y hoy nuevamente, en publicaciones sobre el tema, se aprecia una similar miopía e incomprensión.

 

Ahora bien, se podría preguntar con razón si el ritual del examen filial no se presta a generar esos malentendidos, justamente teniendo en cuenta la manera de ver las cosas del hombre de hoy. ¿No se corre demasiado peligro de que las personas que realizan el examen filial no logren asumir el contenido o la forma del ritual? El que pregunta, ¿no podría haber evaluado erróneamente la disposición de quien es preguntado y de ese modo exigirlo por encima de sus fuerzas?

 

Aquí se plantea un problema que básicamente tiene que ver con la fragilidad de la relación entre Dios y el hombre. En este punto sirve como ejemplo el concepto "padre", que es precisamente el que está en el centro del examen filial.

 

Las asociaciones que hace la persona con el concepto "padre" se derivan de las experiencias que ha tenido con su padre en la infancia. En efecto, las connotaciones de ese concepto se originan en la figura de padre que se ha experimentado concretamente, quedan marcadas por esas vivencias y sólo con dificultad se las puede rectificar.

 

En el padrenuestro, la oración central de la fe cristiana, se transfiere espontáneamente a Dios el concepto de padre que el orante ha desarrollado individualmente en su vida. Si un hombre ha tenido un padre carnal amoroso, no le resultará difícil encontrar un acceso positivo a Dios en cuanto padre. Si por el contrario ha tenido una experiencia dolorosa de padre o bien no tuvo padre, difícilmente se podrá convencer a ese hombre de que Dios es un padre amoroso, por más elevadas que sean las reflexiones que se haga desde lo religioso y pedagógico. En relación con la oración principal del cristianismo se plantea por ende la cuestión de si en razón de una posible malinterpretación habría que suprimir el padrenuestro o reformularlo. Cargando las tintas podría plantearse incluso la siguiente pregunta: la invitación a rezar el padrenuestro que hace el sacerdote en la misa, ¿es un instrumento institucionalizado de poder para exhortar a la feligresía a adherir a un infantilismo colectivo?

 

Este ejemplo señala hasta qué punto una perspectiva a la que se le ha dado una determinada orientación, es capaz de interpretar y de hacer aparecer como sumamente sospechosos un acto litúrgico realizado de buena fe o un proceso de vida como el examen filial.

 

 

 


 

 

 

Más reflexiones sobre el examen filial se hallan en el artículo "Das Ewige im Menschen – es ist die Kindlichkeit", en: Cuaderno 1 "Regnum. Schönstatt International – Reflexion und Dialog" 2021 (7, 50 €), que puede encargarse en la siguiente dirección: bestellen@patris-verlag.de

  

 

 

Aportes para una visión más amplia de la causa Kentenich

 

Por encargo de la Presidencia General de la Obra internacional de Schoenstatt y en cooperación con diferentes personas del Movimiento de Schoenstatt, se abordarán temas que conciernen al P. José Kentenich, fundador del Movimiento, y sobre los que hoy se solicita información. Este abordaje se realiza en razón del actual conocimiento de documentos y escritos a los que se tiene acceso. Los resultados de las investigaciones y diálogos pueden leerse en los respectivos artículos temáticos. Usted puede enviar sus propuestas de temas para nuevos artículos a: communication@schoenstatt.com

 

 

 

Oficina de Prensa Schoenstatt Internacional

 

La Comisión de Medios es la responsable de los textos que se publican a continuación. Dicha comisión está integrada por la Hna. M. Cacilda Becker, Coordinación Internacional del Movimiento de Schoenstatt; Hna. Dra. M. Lisianne Braunbeck, Dirección General de las Hermanas de María de Schoenstatt; Heinrich Brehm, Oficina de Prensa de Schoenstatt; Michael Defrancesco, Federación de Familias de Schoenstatt; P. Ludwig Güthlein, Director del Movimiento de Schoenstatt de Alemania; Dra. Gertrud Pollak, Superiora general del Instituto Ntra. Sra. de Schoenstatt; Hna. M. Veronika Riechel, Hermanas de María de Schoenstatt; P. Heinrich Walter, Coordinación Internacional del Movimiento de Schoenstatt. Los textos surgen de diferentes grupos de autores (de la Comisión de Medios, del Prof. Dr. Hubertus Brantzen, P. Heinrich Hug, Prof. Dr. Joachim Söder, Hna. Dra. M. Nurit Stosiek) o de investigaciones realizadas por otras personas particulares.

 

 

Fuente: www.schoenstatt.com


INFORMACIONES DE NUESTROS SANTUARIOS Y ERMITAS

INFORMACIONES DE NUESTROS SANTUARIOS Y ERMITAS

de todas las regiones de Chile

CUARESMA DE FRATERNIDAD

CUARESMA DE FRATERNIDAD

¡Ahora la alcancía es digital!

TRANSMISIÓN DE MISAS DIARIAS

TRANSMISIÓN DE MISAS DIARIAS

Desde nuestros Santuarios en Chile

DEPOSITA TU CAPITAL DE GRACIAS EN EL SANTUARIO ORIGINAL

DEPOSITA TU CAPITAL DE GRACIAS EN EL SANTUARIO ORIGINAL

En este capitalario on-line disponible para todos

EL PAPA FRANCISCO CONVOCA A UN

EL PAPA FRANCISCO CONVOCA A UN "AÑO DE SAN JOSÉ"

Del 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021

100 AÑOS DE LA MUJER EN SCHOENSTATT

100 AÑOS DE LA MUJER EN SCHOENSTATT

Revisa las actividades que unieron a toda la Columna Femenina

INVITACIÓN PARA LA REFLEXIÓN Y CORRESPONSABILIDAD POR EL PROCESO PAÍS

INVITACIÓN PARA LA REFLEXIÓN Y CORRESPONSABILIDAD POR EL PROCESO PAÍS

Mensaje de la Dirección Nacional del Movimiento

REVIVAMOS, PROFUNDICEMOS Y PROYECTEMOS EL ESPÍRITU DE LA CORONACIÓN

REVIVAMOS, PROFUNDICEMOS Y PROYECTEMOS EL ESPÍRITU DE LA CORONACIÓN

Reina de la Misión para los Nuevos Tiempos

SALUDOS SOLIDARIOS Y CORONAS DE CONDOLENCIAS DE MARÍA AYUDA

SALUDOS SOLIDARIOS Y CORONAS DE CONDOLENCIAS DE MARÍA AYUDA

Te invitamos a cooperar con los niños, niñas y adolescentes para darles un buen presente y asegurarles un mejor futuro.

PREVENCIÓN DE ABUSOS

PREVENCIÓN DE ABUSOS

Instituto de los Padres de Schoenstatt en Chile