Pedagogía de Schoenstatt

Schoenstatt se define como "movimiento de educación y de educadores", como "oficial de enlace entre la teoría y la práctica".

Miércoles 23 de mayo de 2018

P. Rafael Fernández

    Schoenstatt se define como "movimiento de educación y de educadores", como "oficial de enlace entre la teoría y la práctica".

 

   Con esto se está afirmando que Schoenstatt es antes que nada un Movimiento pedagógico-pastoral. Su "especialidad" no reside en primer lugar en el orden doctrinal (Schoenstatt se basa en la doctrina de la Iglesia tal como la propone el magisterio y el dogma).

 

  Lo "nuevo" que aporta Schoenstatt se refiere primariamente al ámbito de la espiritualidad, de la pedagogía de la fe y de la pastoral. Si tuviésemos que definir a su fundador, tendríamos que decir que fue un educador carismático, un educador extraordinario, cuyo gran aporte es una acabada y probada pedagogía y pastoral marianas para la Iglesia y el mundo del mañana. Por eso su preocupación de que surgieran, por la acción de María en el Santuario, "educadores educados" (o, podríamos decir, "evangelizadores evangelizados"), capaces de formar al hombre nuevo en la nueva comunidad.

 

  La praxis pedagógica del P. Kentenich fue amplia, prolongada y fecunda, tanto a nivel individual como comunitario: su pedagogía nació y se probó en la vida.

 

  Más que legar tratados pedagógicos, su intención fue entregar la prueba concreta en la vida de un sistema apto para evangelizar y educar la fe del hombre actual. En el estilo pedagógico de Schoenstatt podemos distinguir dos columnas centrales del sistema:

1. La pedagogía de ideales

2. la pedagogía de vinculaciones. A este estilo pedagógico corresponde una metodología adecuada: 1. La pedagogía de movimiento 2. La pedagogía de libertad 3. La pedagogía de confianza Impulsado por su orientación marcadamente vital y a la vez metafísica, el P. Kentenich se preocupó de fundamentar su sistema pedagógico en sólidas bases doctrinales. Lo hizo, en concreto, basándose en tres principios. A saber: Tres principios fundamentales inspiran su concepción pedagógica. Los dos primeros son de origen tomista, el tercero responde a una formulación propia de san Francisco de Sales. • El orden de ser determina el orden de actuar. • La gracia no destruye sino que presupone, sana, eleva y perfecciona la naturaleza. • El amor es la ley fundamental y universal del mundo. Antes de adentrarnos en el núcleo del sistema, nos detenemos a considerar estos tres principios básicos.


Adviento y Navidad 2018

Adviento y Navidad 2018

Recursos y actividades

Prevención de abusos

Prevención de abusos

Comunidad Padres de Schoenstatt

Acerca de Francisco José Cox

Acerca de Francisco José Cox

Comunicados e información